Verano en Menorca

Verano en Menorca con una maravillosa familia, tuvimos unas vacaciones geniales, buen tiempo, playa, sus calas preciosas. El puerto de Mahón con  yates de lujo, una semana de un merecido descanso. Otra semana en Ibiza. Son dos islas distintas, cada una con su encanto, buena comida y en Ibiza mucha vida nocturna.

por Carmen López Sandá

Anuncios

Los veranos de la década de los 60

Mis veranos en Pontedeume, por aquel entonces Puentedeume, estan marcados por sus fiesta y las playas de La Magdalena y Zopazos.

Recuero que andábamos un poco asalvajados, porque un pueblo no es una ciudad y no nos vigilaban continuamente. Los  suelos de los parques  eran de tierra o de gravilla y en  las heridas no nos echaban betadine, con un poco de  saliva, el sana sana culito de rana y a otra cosa. Cuando nos  peleábamos con alguien – siempre fui un poco machote-  y si nos quejábamos, nos decían que nos espabiláramos. Solo nos duchábamos el sábado por la mañana y por ello nunca cogimos una infección galopante.

Jugabamos  al clavo, a la goma, con  el saltador gorila,  a la cuerda,  y  los botones,  aprendíamos a nadar solos y  para aprender a andar en bici  nos tirabamos por una cuesta. Y  no pasaron mas cosas porque Dios no quiso.

Carretábamos tablas para San Juan, con puntas o sin ellas, y ya procurábamos nosotros no quemarnos porque encima nos caía una buena bronca.

De muchas cosas mas me acuerdo, pero me quedo con el recuerdo  de las fiestas del final del verano donde  el punto de partida los ponían ” Los Mómaros”  que reunían a todo el pueblo en la plaza del ayuntamiento y parecía que daban permiso, para que todo el mundo se relajara y consintieran mas cosas que de costumbre. No debería de extrañarnos si ocurriera cualquier día que pusieran a los mómaros en el escudo de esta villa.

 

 
Por Cecilia

Señorio de Abragán

 

 

 

Hace un montón de años, salimos buscando un sitio donde acampar toda la familia, era acampada libre, todavía se podía hacer y tuvimos la suerte al llegar a Codeseda  alguien nos comentó de una carballeira, Abragan, a poca distancia.

Fuimos a verla y desde entonces seguimos año, tras año montando nuestra tienda debajo de los carballos y cerca del río; llevando los cacharros de cocina, comida, bicicletas; ya nos conocían en el pueblo “ya llegaron los de Coruña con los niños”

Los niños eran libres se movían mejor que en casa, el mas peque aprendió a andar alli y ¡no se caía!. Cuando llegó de vuelta a casa, tropezaba con las paredes y los marcos de las puertas.

Dormían como lirones y empezaban el día con el olor de las tostadas con  mantequilla y mermelada que se cocinaban a pocos metros sobre la mesa de piedra (la que se ve en la foto). A la voz de ¡niños se cierra la cocina! se levantaban los últimos con prisas, ¡yo quiero mas!, ¡mama (mama así me llaman, no por mamá, si no por Blanca) quiero mas!, otro colacao…

Los días transcurrían entre baños en el río, paseos en bicicleta paseos por la zona y excursiones acompañados de nuestro bichos domésticos y en perfecta armonía con la gente de la aldea que ya eran nuestros amigos y se preocupaban por nosotros.

En los últimos años ya nos daba permiso para acampar la Guardia Civil 

por Blanca Franco

Las Fiestas del Apóstol

Durante la mayor parte de su  historia  en los programas de las ” Festas do Apóstolo” había  pocos actos de carácter  laico, pues la festividad giraba mayormente en torno a los actos eclesiásticos,  las procesiones y los actos sociales de recepción  a visitantes e invitados  distinguidos.

La fiesta popular se desenvolvía en torno a la gran feria anual, las compañías  artísticas y los feriantes ambulantes atraídos  por la llegada de autoridades y de miles de concheiros.

Esta diversión espontánea se complementaba  con las corridas de toros, los juegos de caña y sortijas, y        ” A Carreira do Cendal”, que son los contrapuntos laicos  que complementan  la oferta oficial  de  “As Festas do Apóstolo”  hasta el siglo XVIII.

Os Xogos de Cana e sortija.-  Es una diversión para los caballeros de  la ciudad que jugaban en equipos. Estos juegos tenían lugar en las proximidades de “O Campo de Santa Susana” y fueron instauradas en el siglo XVI.

Las Corridas de Toros.- En Santiago se vinculaban  con las leyendas del transporte del cuerpo del apóstol, concretamente  con los  toros bravos que la  reina Lupa les dio a los discípulos y  que acabaron amansados. Las corridas de toros se celebraban  en distintos lugares, siendo el lugar mas común hasta el siglo XVIII,  la plaza  ” do Obradoiro”, donde se montaba un coso provisional, pero también estuvieron  en Santa Susana y Santa Isabel; ahora “Praza de Rodrigo  de Padrón”.

A Carreira do Cendal.- Este es un evento más específico  y que dejo mayor recuerdo, aún hoy hay una zona de la ciudad ( en el barrio  de San Caetano- Guadalupe) que lleva su nombre. Está organizada por las autoridades de la ciudad que se encargaba de supervisar la prueba y la llegada de ” O Cendal”.

Prueba de velocidad y habilidad que ganaba el jinete que llegaba el primero, bajaba del caballo, cojía  una piedra y volvía a montar gritando ” viva el rey”. En aquel momento recibía  de manos de la corporación municipal ” O Cedal”, que no es mas que un tejido de seda fina que le colocan alrededor de la cabeza.

Mientras  por su parte el deán de la catedral realizaba la entrega del pago en metálico ( 500 maravedíes )

Este tipo de juegos tradicionales encontraron junto con la música, un contrapunto popular y laico en las fiestas solemnes y religiosas en honor al Señor Santiago.

por Cecilia

 

 

 

REPULSA EN SADA CONTRA LOS ENVENENAMIENTOS DE MASCOTAS.

MANIFESTACIÓN: En la ciudad de Sada varios cientos de personas han salido a la calle convocadas por la asociación protectora Gatocan, para mostrar su repulsa contra los envenenamientos de perros y mascotas que se vienen produciendo en el municipio. Denuncian, no solamente, este hecho salvaje y ruin sinó que advierten, tambien, el peligro que este hecho representa para la sociedad civil porque se está produciendo en zonas urbanas cerca de la vida normal de la villa y cerca de los parques infantiles.

En Betanzos tambien se ha detectado algún caso de este tipo.  Seamos civilizados y dejemos vivir a las mascotas con sus dueños y aunque en alguna circunstancia se trate de animales callejeros o abandonados no es de recibo actuar de este modo. Las autoridades deben tomar medidas serias contra los desalmados que actúan de esta manera.

por Josefina Arias