Las Fiestas del Apóstol

el

Durante la mayor parte de su  historia  en los programas de las ” Festas do Apóstolo” había  pocos actos de carácter  laico, pues la festividad giraba mayormente en torno a los actos eclesiásticos,  las procesiones y los actos sociales de recepción  a visitantes e invitados  distinguidos.

La fiesta popular se desenvolvía en torno a la gran feria anual, las compañías  artísticas y los feriantes ambulantes atraídos  por la llegada de autoridades y de miles de concheiros.

Esta diversión espontánea se complementaba  con las corridas de toros, los juegos de caña y sortijas, y        ” A Carreira do Cendal”, que son los contrapuntos laicos  que complementan  la oferta oficial  de  “As Festas do Apóstolo”  hasta el siglo XVIII.

Os Xogos de Cana e sortija.-  Es una diversión para los caballeros de  la ciudad que jugaban en equipos. Estos juegos tenían lugar en las proximidades de “O Campo de Santa Susana” y fueron instauradas en el siglo XVI.

Las Corridas de Toros.- En Santiago se vinculaban  con las leyendas del transporte del cuerpo del apóstol, concretamente  con los  toros bravos que la  reina Lupa les dio a los discípulos y  que acabaron amansados. Las corridas de toros se celebraban  en distintos lugares, siendo el lugar mas común hasta el siglo XVIII,  la plaza  ” do Obradoiro”, donde se montaba un coso provisional, pero también estuvieron  en Santa Susana y Santa Isabel; ahora “Praza de Rodrigo  de Padrón”.

A Carreira do Cendal.- Este es un evento más específico  y que dejo mayor recuerdo, aún hoy hay una zona de la ciudad ( en el barrio  de San Caetano- Guadalupe) que lleva su nombre. Está organizada por las autoridades de la ciudad que se encargaba de supervisar la prueba y la llegada de ” O Cendal”.

Prueba de velocidad y habilidad que ganaba el jinete que llegaba el primero, bajaba del caballo, cojía  una piedra y volvía a montar gritando ” viva el rey”. En aquel momento recibía  de manos de la corporación municipal ” O Cedal”, que no es mas que un tejido de seda fina que le colocan alrededor de la cabeza.

Mientras  por su parte el deán de la catedral realizaba la entrega del pago en metálico ( 500 maravedíes )

Este tipo de juegos tradicionales encontraron junto con la música, un contrapunto popular y laico en las fiestas solemnes y religiosas en honor al Señor Santiago.

por Cecilia

 

 

 

Anuncios

Un comentario

  1. AUREA dice:

    ,Gracias Cecilia, el recibir en casa sentada, conocimientos,es agradable y mas históricos.

Los comentarios están cerrados.