Los veranos de la década de los 60

Mis veranos en Pontedeume, por aquel entonces Puentedeume, estan marcados por sus fiesta y las playas de La Magdalena y Zopazos.

Recuero que andábamos un poco asalvajados, porque un pueblo no es una ciudad y no nos vigilaban continuamente. Los  suelos de los parques  eran de tierra o de gravilla y en  las heridas no nos echaban betadine, con un poco de  saliva, el sana sana culito de rana y a otra cosa. Cuando nos  peleábamos con alguien – siempre fui un poco machote-  y si nos quejábamos, nos decían que nos espabiláramos. Solo nos duchábamos el sábado por la mañana y por ello nunca cogimos una infección galopante.

Jugabamos  al clavo, a la goma, con  el saltador gorila,  a la cuerda,  y  los botones,  aprendíamos a nadar solos y  para aprender a andar en bici  nos tirabamos por una cuesta. Y  no pasaron mas cosas porque Dios no quiso.

Carretábamos tablas para San Juan, con puntas o sin ellas, y ya procurábamos nosotros no quemarnos porque encima nos caía una buena bronca.

De muchas cosas mas me acuerdo, pero me quedo con el recuerdo  de las fiestas del final del verano donde  el punto de partida los ponían ” Los Mómaros”  que reunían a todo el pueblo en la plaza del ayuntamiento y parecía que daban permiso, para que todo el mundo se relajara y consintieran mas cosas que de costumbre. No debería de extrañarnos si ocurriera cualquier día que pusieran a los mómaros en el escudo de esta villa.

 

 
Por Cecilia

Anuncios

2 thoughts on “Los veranos de la década de los 60

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s